Los comienzos de año son el momento ideal para plantearse objetivos y deseos, tanto personales como profesionales, para los próximos meses. Estudiar una carrera, hacer un curso, practicar un idioma, conseguir un nuevo trabajo o cambiar de rumbo profesional suelen ser las metas más elegidas.

Pero, ¿vale la pena buscar trabajo durante el verano? La respuesta es totalmente afirmativa: ¡hacerlo da muy buenos resultados! A continuación, te damos algunas razones por las que deberías destinar algunos minutos del día a tu búsqueda laboral.

El cierre de presupuesto permite abrir nuevos puestos

Una vez que las empresas cierran sus presupuestos para el próximo año, estas tienen la posibilidad de destinar recursos para abrir nuevas áreas, proyectos o puestos de trabajo. Es por esto que, principalmente, diciembre, enero y febrero son los meses en los que se abren nuevas posiciones y podés encontrar más oportunidades. 

Vacaciones y fiestas: la época de las vacantes temporales

¿Alguna vez escuchaste hablar de los trabajos de temporada? Diciembre es el mes en el que muchas empresas deben contratar nuevos empleados para satisfacer la demanda de las compras de Navidad y Año Nuevo. 

Además, durante enero y febrero -generalmente en las ciudades más turísticas- se abren nuevas posiciones en atención al público y servicios que la población local no suele llegar a cubrir. 

Las empresas no frenan por vacaciones

Una empresa no tiene días de descanso: los proyectos, flujos de trabajo y obligaciones siguen adelante y deben cumplirse. ¿Cómo lo hacen en la época donde la gran mayoría se toma unos días? 

Además de organizar con anticipación las semanas de vacaciones de sus empleados, también tienen la opción de contratar temporalmente a personas para que cubran las posiciones de aquellos que se tomaron unos días de vacaciones. 

Para que tu búsqueda sea exitosa durante las vacaciones, no te olvides de tener en cuenta:

  • Estar disponible para atender el teléfono o recibir videollamadas (¡podés perder una oportunidad por no tener buena señal o WiFi!)
  • Chequear las últimas novedades de la empresa a la que vas a aplicar: por ejemplo, nuevos proyectos o autoridades.
  • Tener el currículum siempre actualizado.
  • Destinar tiempo a la búsqueda: buscar trabajo puede ser una tarea muy tediosa, por eso, destinar una determinada cantidad de minutos por día ayudará  a organizarte.

¿Qué estás esperando? ¡Aprovechá el verano para conseguir el trabajo que estabas buscando! Podés empezar haciendo click acá.

Compartir

Dejá una respuesta