Probablemente, alguna vez te hayan preguntado en una entrevista de trabajo cuáles son tus debilidades. Así como los reclutadores indagan sobre tus fortalezas y virtudes, también necesitan hacerlo sobre tus defectos o puntos débiles. Esto les permite conocer mejor tu perfil y entender si se adapta o no al puesto vacante. 

Si bien parece una pregunta simple de responder, hay algunas cosas que es importante tener en cuenta al momento de la entrevista. ¿Qué contar y cómo hacerlo? ¡Te lo contamos a continuación!

Identificá tus debilidades con anticipación 

Esta pregunta suele estar presente en la mayoría de las entrevistas, por lo que es recomendable que identifiques tus debilidades con anticipación para no dudar al momento de contestar. Si bien no existe una respuesta correcta, es muy importante la manera en la que hablás de ellas. 

Los reclutadores observarán tu reacción y esperarán una actitud tranquila y sincera de tu parte. ¡No olvides que es solo una pregunta más! No van a juzgar tus defectos, sino que van a tener en cuenta cómo los llevas adelante en tu trabajo sin que te perjudiquen.

Un consejo: cuando te prepares para la entrevista, pensá al menos dos debilidades. De esta forma, ¡la pregunta no te tomará por sorpresa!

Relacioná las respuestas con el ámbito laboral

Es clave que menciones debilidades relacionadas con el trabajo, ya que los reclutadores observarán cómo influyen en tu desempeño laboral y no en el personal. ¿Qué puntos débiles podés comentar durante la entrevista? Te compartimos algunos ejemplos:

  • “Tengo dificultades para organizar mis tareas durante la semana”.
  • “Me cuesta entregar tareas antes del plazo límite establecido”.
  • “No tengo buena capacidad de oratoria al momento de hablar en público”.
  • “Tardo un tiempo en aprender a usar nuevas plataformas”.
  • “No cuento con un buen nivel de inglés”.

Una vez que respondiste cuáles son tus debilidades, es muy importante que cuentes qué estás haciendo para revertirlas y trabajar sobre tus defectos. ¿Estás haciendo un curso sobre nuevas metodologías o idiomas? ¿Intentás planificar toda tu semana para trabajar más organizadamente? ¿Empezaste a practicar cómo perder la vergüenza al hablar frente a otras personas? Es fundamental que lo cuentes: los reclutadores van a poder notar cuánto te importa superarte y mejorar profesionalmente.

Suscribite a nuestro newsletter

¿Qué podés evitar? 

En primer lugar, ¡no memorices una respuesta! Es importante que te muestres con sinceridad, responder algo de memoria logrará el resultado opuesto. No es necesario contar tus mayores debilidades, sino aquellas en las que podés trabajar para mejorar y aquellas que aún están en desarrollo.

Otro punto importante es no caer en las debilidades como “soy muy perfeccionista” o “trabajo demasiado”. Los reclutadores toman esto como una falta de sinceridad e introspección: muchos candidatos mencionan lo mismo en sus entrevistas una y otra vez. 

Por último, no menciones defectos o debilidades de tu personalidad que sabés que no vas a cambiar. Esto solo te va a jugar en contra y te va a perjudicar en tu proceso de entrevista. ¡Enfocate en los aspectos positivos y contá cómo trabajás para mejorar como profesional!

 

¡Ya podés responder sin miedo esta pregunta en tu próxima entrevista! No olvides que es importante identificar qué debilidades vas a mencionar y encontrar la mejor forma para hacerlo. 

Compartir

Dejá una respuesta