A pesar de que algunos sectores se han visto afectados por la cuarentena, gran parte de las empresas siguen buscando nuevos colaboradores todos los días y varias personas han decidido dar el salto y empezar un nuevo trabajo.

Para muchos, es una experiencia única la de empezar en un nuevo trabajo siguiendo un proceso de recruitment y de onboarding 100% digital, en la que no es necesario dirigirse físicamente a una nueva oficina y en la que no podés conocer en persona a tus nuevos compañeros a la hora del almuerzo; pues el nuevo lugar de trabajo sigue siendo la propia casa.

En estos casos, es inevitable sentir todo el proceso como algo impersonal o sentir que las reglas del juego cambiaron en cierta manera. Pero hay ciertas formas de familiarizarse con tu nuevo equipo y con la empresa de forma remota y así lograr que esta instancia sea enriquecedora para vos y para la organización donde te estarás incorporando. ¡Estos son algunos tips para lograrlo!

Empezar con buena predisposición

Evelyn Florez es Talent Acquisition Manager de KPMG y considera que para comenzar a trabajar de manera totalmente remota es clave “generar hábitos y rutinas de la misma manera que cuando el trabajo era presencial, respetar el horario de almuerzo y hacer cortes para cambiar el aire”. 

Por otro lado, explica que es muy importante no trabajar desde la cama y vestirse normalmente en lugar de usar pijama. También, aclara que “es necesario tener un espacio de trabajo definido”, sobre todo si se comparte la vivienda con otras personas. 

Si bien esta modalidad de trabajo presenta nuevos desafíos, como “la automatización de muchos procesos que hasta antes de la pandemia no lo estaban al 100%”, según Florez, el onboarding digital fue muy bien recibido en empresas como KPMG y “hubo sinergia entre los integrantes y sus respectivos equipos”.

Investigar sobre la nueva empresa

Antes de empezar en un trabajo nuevo es importante conocer la historia de la empresa, qué tan grande es, cómo se conforma y qué reputación tiene. Esto es algo que, gracias al libre acceso a Internet, en muchos casos podemos encontrar fácilmente. Si no es posible encontrar información (ya que es una empresa chica o que no tiene presencia online), ¡siempre podés preguntar a tus compañeros!

Pero en el caso de que sí haya datos online, ¿dónde conviene buscar? Para empezar, podés ingresar a la página web y las redes sociales oficiales de la empresa. Esto te va a dar una idea del camino que recorrieron y de cómo se dirigen al público general. 

También, hay ciertas páginas dedicadas a mostrar los reviews anónimos de los empleados (actuales y antiguos) de ciertas empresas. En general, esto es algo que se ve mucho en el rubro de tecnología y IT: un ejemplo es OpenQube.

Aprender sobre la cultura de trabajo

Similar al punto anterior, además de entender la historia de la empresa y su trayectoria, también es importante entender cómo es la cultura de trabajo. ¡Esto es algo que puede ser complicado de aprender cuando cada quien trabaja desde su casa! 

Sin embargo, la cultura de trabajo no sólo está ligada a las pequeñas interacciones del día a día en una oficina física, sino también a la manera en la que el equipo se organiza de forma online. Es importante observar cómo se comunican entre sí y cómo trabajan juntos.

Con respecto a cómo se maneja el flujo de trabajo en la empresa, es de esperarse que tu nuevo líder o manager te explique los detalles al entrar. Pero también es importante charlar con el resto de tus compañeros para aprender cómo llevar el trabajo a cabo de la mejor manera posible.

Suscribite a nuestro newsletter

Hacer un tiempo para conectar con tus compañeros

Las conversaciones con tus nuevos compañeros no deberían quedar relegadas a temas de trabajo únicamente. Al estar empezando un nuevo trabajo en tiempos de pandemia, quizás no puedas conectar con ellos a la hora del almuerzo, pero sí es recomendable tener algún espacio disponible para charlar y conocerse. 

Idealmente, este es un espacio que debería ser propuesto por los managers o los miembros del equipo ya establecidos, pero si ese no es el caso, no temas tomar la iniciativa y proponer una videollamada para conocer al equipo, sus roles y experiencias. ¡Romper el hielo es posible, incluso virtualmente!

Compartir

Dejá una respuesta