La cuarentena nos demostró el rol que cumplía el trabajo presencial en el intercambio entre los compañeros de trabajo y en la gestión de las tareas. Llevar adelante un proyecto en equipo de manera remota requiere de una mayor organización y planificación de las tareas y plazos de entrega. 

Afortunadamente, existen muchísimas herramientas y prácticas que podés implementar para potenciar el trabajo de tu equipo y aumentar el rendimiento y la productividad, incluso, durante la cuarentena. ¡Tomá nota de todo lo que podés empezar a hacer!

Organizar reuniones semanales

¿Cuántas reuniones tenés a la semana con tus compañeros de trabajo? Mantenerlas durante la cuarentena es fundamental para fomentar la interacción y comunicación de todo un equipo. Además, te permitirá saber en qué proyectos están trabajando otras personas, qué tareas tienen prioridad y cuáles son los próximos plazos de entrega. La comunicación es clave.

Algunas recomendaciones para que tus reuniones sean más productivas y eficientes:

  • Llevá una lista con los temas a hablar con tu equipo, también conocidos como inputs, para no olvidar aquellos que son más importantes. 
  • Tomá notas durante la reunión para no olvidar qué comentan los participantes.
  • Establecé una duración máxima para no extenderse más tiempo del necesario y un objetivo a cumplir en esa reunión.
  • Agendá las reuniones con anticipación y enviá la invitación por Google Calendar a las personas que deben asistir. También, podés agregar el link de Google Meet para mantener la videollamada y una breve descripción sobre los temas que se tratarán.
  • Identificá los outputs, es decir, las decisiones o acciones que se tomarán luego.  

Brainstormings para generar nuevas ideas

Un brainstorming, también conocido como “lluvia de ideas”, es una herramienta de trabajo sumamente interactiva en la que un grupo de trabajo propone diferentes ideas para, finalmente, trabajar y desarrollar unas pocas. 

Esta práctica fomenta la creatividad y la resolución de un problema o tema puntual. Además, tiene como objetivo generar un ambiente relajado que potencie la aparición de una gran cantidad de ideas.

Los brainstormings permiten buscar nuevas oportunidades y múltiples soluciones, además de potenciar la participación de las personas y la productividad del equipo. ¿Qué necesitás tener en cuenta para poner en práctica esta herramienta? ¡Tomá nota!

  • Es importante establecer un tema o problema concreto para aprovechar el tiempo al máximo y elegir qué persona guiará el ejercicio.
  • También, se deberá explicar cómo será la actividad y con qué etapas y tiempos contará. 
  • El grupo podrá usar post-it, pizarras u otros elementos para anotar y organizar las ideas. Además de un reloj para delimitar cada instancia.
  • Finalmente, es fundamental hacer un resumen de las propuestas para dejar un registro y, luego, poder trabajar sobre ellas.

Suscribite a nuestro newsletter

Incorporar el feedback constante

El feedback es una herramienta indispensable en un equipo de trabajo: es muy importante para trabajar eficientemente, lograr los mejores resultados y solucionar los errores a tiempo. Sin embargo, aprender a dar críticas constructivas no es tarea fácil. Te damos algunos consejos para hacerlo:

  • Dar feedback en el momento adecuado: dedicá unos minutos para hablar sobre un tema en puntual. Es preferible evitar los momentos de estrés y no dejar pasar demasiado tiempo.
  • Ponerse en el lugar de la otra persona a la hora de dar la crítica. Intentá dar feedback con empatía y de la manera en la que te gustaría recibir los comentarios a vos. 
  • No enfocarse solo en lo negativo, ¡también remarcá los aspectos positivos! Es importante no desmotivar a la otra persona, sino explicarle qué necesita cambiar. 
  • Escuchar con atención las respuestas que puedas llegar a recibir. Es importante conocer las opiniones de tus compañeros para enriquecer el feedback y el trabajo en equipo.

 

¿Querés saber cómo mejorar el ambiente laboral y las relaciones dentro de tu equipo? ¡Podés ver este video

 

Compartir

Dejá una respuesta