¿Alguna vez sentiste demasiado estrés, agotamiento mental, falta de productividad y desmotivación? Todos estos síntomas corresponden al síndrome del trabajador quemado  o burnout, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se asocia al estrés laboral crónico. Este estado se agudizó en los últimos meses a raíz de la pandemia, ya que es mucho más difícil para las personas separar sus responsabilidades laborales de las personales.

Factores como la preocupación por contraer la enfermedad, el contexto económico, llevar adelante tareas de cuidado o del hogar y el encierro, entre tantos otros, actúan como puntapié para caer en el burnout. ¿Cómo evitarlo? ¡Te lo contamos a continuación!

Establecer metas alcanzables y objetivos motivadores

Uno de los principales aspectos del burnout se relaciona a una importante desmotivación laboral y falta de productividad. Para no llegar a un punto irreversible, una buena opción es establecer, junto con el equipo, metas alcanzables y objetivos motivadores. En este sentido, el rol de los líderes es fundamental, la cercanía y la comunicación constante con el equipo son claves.

Es crucial tener en cuenta que, dado el contexto, la productividad y nivel de eficiencia de los trabajadores no es el mismo: muchos deben trabajar desde sus casas y conciliar las tareas laborales con las personales o familiares, no es tarea sencilla. 

Ponerle límites a la jornada laboral

Un problema frecuente de las personas que pasaron a la modalidad de home-office es que no saben cómo desconectarse del trabajo. Es muy importante aclararle al equipo en qué horarios vas a estar disponible y dejarlo asentado en Google Calendar u otra plataforma. De esta manera, evitarás que te contacten o asignen tareas fuera de tu horario laboral. 

Trabajar de manera remota no es sinónimo de estar online las 24 horas y es fundamental que todo el equipo de trabajo lo entienda. Así, podrán evitar llegar al burnout en cuarentena. 

Reducir los canales de comunicación interna

¿Cuántas plataformas utilizás en tu comunicación diaria con tus compañeros de trabajo? Probablemente, ¡muchísimas! Para evitar “estar quemado”, es importante disminuir la cantidad de canales y notificaciones entrantes. 

Una buena práctica es definir qué apps o sistemas se van a implementar para cada notificación. Por ejemplo: Slack para la comunicación instantánea, mails para comunicados más relevantes, videollamadas para reuniones de toma de decisiones o seguimiento.  

Suscribite a nuestro newsletter

Respetar los momentos de ocio

¿Hacés pausas durante tu día de trabajo? Para no llegar al burnout, que es el punto más extremo y complejo, es importante que respetes tus actividades personales y familiares, además de tus momentos de ocio y recreación. 

Si solés trabajar los fines de semana, ¡deberías dejar de hacerlo! Es ideal que aprendas a organizar tu rutina laboral para optimizarla y hacer un uso del tiempo más eficiente. Podés leer esta nota sobre cómo aumentar tu productividad.

Probar actividades artísticas y creativas

Si estás perdiendo la concentración, productividad y motivación laboral, además de poner en práctica los puntos anteriores, también contás con la opción de incorporar nuevas actividades en tu tiempo libre. Además de potenciar tu lado más creativo, es una gran opción para desconectarte de la computadora y descansar del trabajo.

Podés incursionar en la pintura, cerámica, danza, yoga, escritura u otras actividades que sean afines a tus intereses. 

 

Para evitar el burnout en cuarentena es fundamental prestar atención a los primeros síntomas y tomar acción para revertir la situación. Para ello, ¡podés poner en práctica estos consejos! 

Compartir

Dejá una respuesta