Coworking, crece esta filosofía de trabajo

Coworking, crece esta filosofía de trabajo

Cada vez más aparecen nuevos espacios de coworking en Argentina. Se trata de una forma de trabajo que permite a freelancers, trabajadores independientes y pymes tener un lugar donde reunirse para desarrollar sus proyectos profesionales y, a la vez, entrar en contacto con otras modalidades de trabajo e iniciar proyectos en conjunto. Además, también se suman al coworking las grandes empresas, no se trata de un espacio únicamente para freelancers. 

Coworking o cotrabajo no sólo es un espacio físico donde las personas se reúnen para llevar a cabo sus negocios o emprendimientos, también, se trata de una filosofía en torno al trabajo que permite independencia a la vez que nutre el trabajo propio al estar en contacto con otras disciplinas o métodos.

La comunidad y el “community builder”:

La comunidad es la base de este espacio de trabajo. En cada uno de ellos, suele haber un “community builder” o administrador de este ámbito que se encarga de generar actividades e iniciativas en conjunto para así lograr lazos y dinamizar la comunidad. En este sentido, el coworking tiene grandes diferencias con meras oficinas compartidas o espacios de negocios.

Coworking en grandes empresas:

Los espacios de coworking surgieron como lugares de trabajo para freelancers y autónomos pero, actualmente, las empresas los eligen cada vez más para desarrollarse. Obtienen numerosos beneficios al hacerlo, ya que no sólo pueden inspirarse y aprender de los emprendedores o los trabajadores autónomos, sino que también pueden reclutarlos en sus empresas. Por eso, muchas veces, grandes compañías como Dropbox o Microsoft, deciden enviar a algunos de sus empleados a este tipo de lugares para conectarse con otras modalidades de trabajo y pensamiento.

Además, el coworking es visto como una posibilidad de expansión hacia nuevos horizontes. Las empresas aprovechan los bajos costos de sus instalaciones para expandirse a nivel internacional, utilizan estos sitios en diferentes países y así difunden sus proyectos. También, esta modalidad les permite el contacto con la cultura de la región para así poder optimizar las estrategias de comunicación y ejecución del producto.

Ventajas:

Para muchas profesiones que trabajan con empresas de manera independiente o para distintos tipos de emprendimientos, estos espacios son ideales para lograr una dinámica de trabajo más constante y una red de contactos útil. No sólo se fomenta la creatividad y las cualidades interdisciplinarias, sino que también moderniza la forma de trabajo y genera un crecimiento del producto o proyecto.

En los espacios de coworking hay normas de convivencia que permiten el normal funcionamiento de los diferentes trabajadores en el día a día, el respeto y la buena convivencia son claves para que haya una buena dinámica de trabajo. Por otro lado, existen zonas comunes para que los coworkers trabajen en conjunto. Como se mencionó antes, hay actividades, cursos y diferentes iniciativas que fomentan las nuevas ideas y formas de trabajo. Además, la figura del “community builder” es central para generar este tipo de dinámicas y de trabajo en comunidad.

El coworking es muy útil para aquel trabajador que quiere desarrollar su emprendimiento o trabajar su producto acompañado de otros profesionales en un ambiente profesional que tiene un costo mucho inferior al alquiler de una oficina o local propio y con horarios fijos que mejoran su disciplina laboral.

¿Cómo surge?

El primer sitio de coworking oficial surge en San Francisco en 2005 de la mano del programador Brad Neuberg, buscaba continuar su trabajo de forma independiente pero acompañado de otros profesionales. Decidió alquilar un local llamado “Spiral Muse”, se trataba de un espacio de reunión de un colectivo feminista en el distrito Mission. Neuberg pagaba 300 dólares por mes por alquilarlo un par de veces a la semana. Compró mesas y sillas, agregó conexión a wifi, una fotocopiadora y una cafetera, indispensable. Quería que fuera un espacio de networking. De esta manera, fundó los cimientos de un movimiento que tendría una escala importante a nivel mundial.

Métricas:

Según la Encuesta Global de Coworking de 2018, el número de espacios de cotrabajo en el mundo llegó a casi 19 mil y hubo 1.690.000 miembros que acudieron a estos. En Argentina, ya hay más de 120 compañías que ofrecen espacios de coworking y, según la consultora El Plan C, estas generan entre 360 y 400 millones de pesos al año.

Este crecimiento se debe a que se trata de ámbitos multidisciplinares y colaborativos que se adaptan exitosamente a las nuevas formas de empleo y generan proyectos e ideas interesantes. Se comparten contactos, clientes, métodos, consejos y se generan sinergias de trabajo que mejoran, muchas veces, el rendimiento de aquel que trabaja de forma independiente.

 

 

 

Esperamos que te haya interesado esta información sobre nuevas modalidades de trabajo. Si estás buscando nuevas ofertas laborales en Bumeran.com.ar tenés miles de avisos y estás a un click de conseguir ese puesto que querés.

 

 

Imagen: Freepik.

Por: Lucía Benavente.