Trabajar de manera freelance o remota se ha convertido en el objetivo profesional y personal de muchas personas, especialmente, de los jóvenes. ¿Las razones? Flexibilidad en los horarios, posibilidad de viajar o cambiar de entorno de trabajo constantemente y conjugar las responsabilidades laborales con las personales sin inconvenientes. 

Sin embargo, las organizaciones no siempre se muestran convencidas sobre esta forma de trabajo porque cambia sus estructuras tradicionales y se ven en la obligación de adaptarse. 

¿Cómo impacta realmente el trabajo remoto en la dinámica y cultura de un equipo?

La responsabilidad y comunicación como valores fundamentales

Para que el trabajo remoto ofrezca beneficios a una empresa es fundamental implementar herramientas y prácticas que garanticen una comunicación constante y un sentido de responsabilidad, tanto por parte de la organización como de los colaboradores. 

Para eso, herramientas como Slack, Hangouts, Google Calendar y Trello, entre otras, pueden ser muy útiles para trabajar con equipos remotos. Además, permiten organizar las tareas, visualizar su evolución y el proceso de trabajo.

En cuanto a la responsabilidad, la empresa debe establecer políticas que aseguren el compromiso y respeto por las reuniones a distancia (videollamadas, por lo general), los horarios en los que los colaboradores se encuentran disponibles, los canales de comunicación, los plazos de entrega pactados y el flujo de los proyectos. De esta manera, la organización de las tareas es mucho más simple y eficiente para cada equipo

La libertad ofrece felicidad y eficiencia

Trabajar sin horarios fijos le permite a los miembros de un equipo organizar sus tiempos y conjugar su vida laboral con la personal sin inconvenientes o limitaciones. Además, ¿qué mejor que tener la posibilidad de trabajar desde tu casa junto a tu mascota? ¿O desde un bar frente a la playa o una cabaña en la montaña?

Los equipos de trabajo remoto suelen más innovadores y productivos, ya que deben optimizar su tiempo, trabajar interpelados constantemente por la tecnología, bajo objetivos concretos y con plazos de entrega establecidos con anticipación. 

Suscribite a nuestro newsletter

La imagen de la empresa mejora y sus costos se reducen

Las organizaciones que tienen equipos remotos continúan siendo una novedad, pero se están convirtiendo en los lugares más elegidos por los jóvenes para trabajar. Una ventaja fundamental: la distancia ya no es un problema, por lo que las empresas pueden permitirse contratar a los mejores talentos, sin importar dónde estos estén radicados.

Por otro lado, los equipos remotos demostraron menor ausentismo y una menor deserción laboral por encontrar en sus posiciones diferentes beneficios que los mantienen motivados. 

Por último, al tener colaboradores que trabajan fuera de la oficina, se elimina la necesidad de invertir en el alquiler de un gran espacio y de equiparlo con muebles y tecnología, lo que reduce considerablemente los costos de una empresa

En resumen, el trabajo remoto impacta positivamente en un equipo de trabajo: aumenta notablemente la capacidad de organización de los colaboradores, integra múltiples herramientas y plataformas digitales y le permite a la empresa reducir costos y, así, destinar esa parte del presupuesto a nuevos proyectos.

Podés buscar tu próximo trabajo remoto acá.

Compartir

Dejá una respuesta