En los últimos años se modificaron las reglas laborales de comunicación, se rompieron algunos esquemas con el paso del tiempo y los avances de la tecnología y de la mano llegaron las nuevas formas de trabajar. Y no hablamos de nuevos empleos, sino de nuevos formatos. ¿Cómo es esto?

Hoy, los celulares se convirtieron en aliados capaces de influir en cómo interactuamos con los demás pero también en el modo en el que trabajamos. La revolución tecnológica y la nueva organización del trabajo requieren mentes creativas flexibles para aceptar que quizás se deban adaptar a nuevos cambios.

Sin dudas, las formas jerárquicas del pasado y las estructuras en forma piramidal están empezando a mutar para trabajar cada vez más en forma horizontal. Los nuevos caminos laborales intentan poner al empleado en el centro del negocio y cada vez más moverse del horario fijo y de los espacios asignados a otros nuevos, entre otras cosas.

Esos caminos están cambiando para dar lugar a los trabajadores independientes, con más recursos tecnológicos y otras vías como el coworking, el trabajo a distancia y el smartworking.

Suscribite a nuestro newsletter

En esta nota te vamos a contar las principales características de cada una de estas nuevas formas de empleo en el mundo:

– El freelance, o trabajador independiente, lleva adelante actividades de forma autónoma. Busca invertir su tiempo de manera inteligente de acuerdo a sus necesidades y la de los clientes para mejorar sus ingresos. El punto a favor (y quizás el principal) es el hecho de no tener que cumplir un horario fijo de oficina: se puede trabajar de cualquier lugar conectado a Internet. En los últimos años, esta modalidad creció en jóvenes profesionales que buscan libertad en sus horarios, cumpliendo los objetivos que se plantean. Existen portales web dedicados a este tipo de caminos remotos.

– Hoy ya no hace falta estar frente a una persona físicamente para hacer negocios. El uso de recursos tecnológicos como las videoconferencias o las videollamadas permiten realizar entrevistas de trabajo o seguir un proyecto. Las aplicaciones que ofrecen Apple y Android facilitan la gestión y el alcance de objetivos.

– El coworking es un espacio de trabajo en común, donde la clave es compartir servicios e infraestructura. El objetivo es disminuir costos, alejarse de las distracciones del hogar y convivir en un ambiente productivo. Estos espacios promueven la colaboración y el crecimiento del vínculo de confianza entre los miembros de los equipos de trabajo, generando además la posibilidad de nuevas ofertas de empleos.

– El smart working refiere al uso de tecnologías de la información y la comunicación destacando las actividades humanas. Permite mejorar los resultados y consolidar el compromiso de las personas con sus trabajos, poniendo a disposición de los empleados las herramientas tecnológicas de manera tal de alcanzar las metas con creatividad y eficacia. Es un método de trabajo que impulsa la aplicación de nuevos desarrollos e innovaciones relacionadas con el mundo laboral.

– El trabajo a distancia es aquel que se lleva a cabo fuera de la oficina. Usa las tecnologías de la información y comunicación para darse a conocer al mundo.

– El crowdfunding es la financiación colectiva y está basado en el uso compartido del mismo espacio físico de trabajo o de carácter virtual por parte de diferentes profesionales, a diferencia del Networking que es la forma de generar un negocio mediante redes de contacto.

Entre otras formas de contratos de trabajo podemos encontrar los convenios por un tiempo determinado, a tiempo parcial, subcontrataciones y trabajos rotativos. En general, la clave yace en que los profesionales necesitan ser y sentirse más “móviles” o concentrados en determinados proyectos.

 

Fuente
Compartir

Dejá una respuesta