En los últimos años, organizaciones de algunos países como Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca, entre otros, han decidido reducir la jornada laboral. Hasta el momento, los resultados de estas pruebas fueron muy positivos: la productividad y motivación de los empleados aumentó y se redujeron las ausencias por enfermedades. 

Actualmente, la jornada laboral legal en Argentina es de hasta 48 horas semanales y la promedio efectiva es de 38. Esto quiere decir que más de la mitad de los empleados supera las 40 horas de trabajo por semana, similar a la situación de otros países de la región como Chile y Brasil. 

A continuación, te contamos algunas de las consecuencias de trabajar bajo una jornada laboral reducida.

Mayor productividad 

¿Te imaginás trabajar seis horas por día de lunes a viernes? ¿O, mejor aún, cuatro días a la semana? Microsoft Japón hizo la prueba: redujo su jornada laboral a cuatro días y obtuvo como resultado un incremento en la productividad de sus empleados de alrededor del 40%.

En aquellas organizaciones en las que decidieron bajar la carga horaria a seis horas, también, se observó una optimización del tiempo: se eliminaron múltiples actividades improductivas como reuniones y pausas largas y correos innecesarios. 

Disminuye la contaminación del medioambiente 

Reducir la jornada laboral también es beneficioso para el medioambiente: al disminuir la cantidad de días de trabajo, también lo hace la cantidad de traslados y, así, las emisiones de carbono. 

En el caso de las jornadas de seis horas, se usan menos recursos como la electricidad y disminuye el uso de plásticos de un solo uso al comprar comida para llevar a la oficina. 

Suscribite a nuestro newsletter

Baja el número de licencias y ausencias

En Gotemburgo, Suecia, realizaron una prueba: redujeron la jornada laboral de algunas enfermeras a seis horas diarias. No solo trabajaron más motivadas y aumentaron su productividad, sino que también se enfermaron menos y mostraron una mayor energía al trabajar: durante los primeros 18 meses de este ensayo, se registraron menos licencias por enfermedad.

Permite combinar el ámbito personal con el profesional

Aquellas organizaciones que ofrecen jornadas reducidas, les dan a sus empleados la posibilidad de conjugar fácilmente sus actividades y responsabilidades personales, como sus familias, estudios o hobbies, con las profesionales.

Al trabajar de esta forma, las personas se sienten mucho más motivadas y satisfechas con sus posiciones laborales, por lo que la rotación del personal y el número de renuncias disminuyen. 

 

La reducción de las jornadas de trabajo no es un tema actual: desde la Revolución industrial que las sociedades exigen mejores condiciones laborales. Crear espacios donde los empleados puedan ser felices y productivos es posible y muchas empresas y organizaciones lo están demostrando. 

Y vos, ¿qué opinás de trabajar menos horas a la semana?

Compartir

Dejá una respuesta