La mayor parte de las empresas del mundo se vieron afectadas por la pandemia global del COVID-19, también conocido como coronavirus. Es por esta razón que resulta indispensable analizar qué medidas implementar para lograr adaptarse tecnológica y estructuralmente y sufrir la menor cantidad posible de pérdidas económicas.

Te contamos qué prácticas se pueden incorporar en las compañías para lograr la mejor adaptación posible y, también, las razones por las que es sumamente necesario empezar a hacerlo lo más pronto posible. 

Prepararse para próximas situaciones

El COVID-19 desestabilizó la economía global rápidamente, pero también fue el puntapié inicial para modificar las dinámicas de trabajo de muchas compañías. Es por ello que resulta fundamental construir una estructura laboral que se adapte a las nuevas condiciones sin grandes esfuerzos.

Fomentar un sistema de trabajo híbrido, es decir, combinar el trabajo presencial con el remoto, es una gran opción para preparar y capacitar al equipo en este tipo de estructuración y organización de las tareas. 

Si bien no es fácil y lleva cierto tiempo acostumbrarse, implementar las prácticas y herramientas necesarias para trabajar a distancia permite que todo el equipo esté listo para hacer home office repentinamente. 

Es cierto que esto no es aplicable a todos los rubros, pero es importante que aquellas empresas que pueden organizar sus proyectos remotamente tengan los conocimientos y la capacidad de hacerlo en caso de ser necesario. 

Reducir el impacto económico y organizacional

¿Cómo es posible adaptarse a esta nueva situación? Además de considerar la reducción de costos, es fundamental pensar qué otras medidas se pueden tomar para mantener la organización y estructura laboral dentro de la empresa. ¡Te compartimos algunas acciones a tener en cuenta!

  • Mantener una comunicación fluida: es fundamental transmitir la mayor tranquilidad y claridad posible a todos los empleados. Una opción es abrir nuevos canales de comunicación y permitir que todos puedan aportar propuestas e ideas para la organización del trabajo.
  • Ofrecer productos o servicios digitales: muchas actividades y profesiones se pueden digitalizar, ¡es el momento de empezar a hacerlo!
  • Considerar múltiples escenarios posibles: es importante tener en cuenta desde el más optimista al más pesimista, de esta forma podrán estar preparados y actuar en consecuencia de forma ágil y eficiente.

Suscribite a nuestro newsletter

Mantener el normal funcionamiento 

Ante la incertidumbre actual, resulta imprescindible trabajar en mantener su normal funcionamiento. Pero, ¿cómo hacerlo? 

En primer lugar, es necesario capacitar a los empleados en las herramientas y buenas prácticas del trabajo remoto. Tener los conocimientos y habilidades necesarias para trabajar en equipo a distancia le permitirá a la compañía no sufrir grandes modificaciones en su flujo y administración de proyectos. 

Por otro lado, es fundamental incorporar herramientas digitales para gestionar, administrar, comunicar y organizar el trabajo. Esto facilitará y agilizará el desarrollo de las tareas dentro de un equipo, permitiendo mantener el mismo ritmo que se tenía al trabajar de manera presencial.

 

Es fundamental tomar las acciones necesarias para adaptarse rápidamente a los cambios que se presentan. El futuro será digital y es importante empezar a digitalizar cada etapa y proceso de trabajo. ¿Ya empezaste a hacerlo? Si aún no lo hiciste, podés hacerlo con nuestro software de reclutamiento: Hiring Room, que te acompaña en cada etapa a nivel digital.

Compartir

Dejá una respuesta