Las empresas que mantienen ciertas prácticas horizontales logran que sus empleados tengan un mayor grado de participación y estén más motivados. Si bien no es fácil implementar una gestión horizontal en poco tiempo, existen múltiples aspectos que se pueden incorporar para hacer un cambio progresivo. 

En esta nota te damos 4 claves para lograr que tu empresa sea más horizontal, ¡tomá nota!

Programar reuniones grupales

¿Qué prácticas llevás adelante para mantener una buena comunicación con tu equipo de trabajo? Las reuniones grupales son clave para fomentar la horizontalidad, ya que permiten un intercambio más directo y transparente entre los empleados. Además, son especialmente recomendables cuando se trabaja a la distancia.

Podés organizar reuniones diarias, semanales o mensuales y asignarle a cada una un objetivo. Por ejemplo, este tipo de reuniones pueden ser para comunicar los avances de los proyectos, las novedades de la empresa y para que los miembros del equipo puedan comentar sus inquietudes, opiniones o inconvenientes

¿Cómo tener reuniones virtuales efectivas? Es clave hablar sobre temas puntuales, realizar una minuta de reunión y asignar un tiempo máximo de duración. ¡Te invitamos a leer esta nota de nuestro sitio para conocer más consejos!

Hablar abiertamente sobre aumentos salariales

Hablar sobre aumentos de sueldo no tiene que ser necesariamente un tabú. Aquellas empresas que optan por una gestión más horizontal suelen brindar espacios para que sus empleados puedan solicitar un aumento en su salario o bonos por desempeño. 

Si estás buscando que tu empresa tienda hacia la horizontalidad, podés crear espacios para que estas conversaciones puedan llevarse a cabo. Por ejemplo, reuniones trimestrales en las que se consulte acerca de la proyección profesional de cada persona y se hable sobre un eventual aumento de sueldo o bono. 

Suscribite a nuestro newsletter

Ofrecer espacios para participar y opinar

Una de las principales prácticas a implementar para lograr que tu empresa sea horizontal es la de ofrecer espacios en los que se pueda participar y opinar. Es muy importante que los empleados sepan que cuentan con esa posibilidad y que su voz es escuchada por la empresa. 

Si bien no es necesario que sean reuniones periódicas, es clave que las personas sepan a través de qué medio y de qué manera comunicar sus inquietudes, sugerencias o problemas al resto del equipo. Esto fomentará el sentido de pertenencia y la motivación, permitiendo mejores relaciones e intercambios al momento de trabajar. 

Fomentar una organización sin jerarquías

Si bien puede sonar extraño, ¡es posible trabajar sin jefes! Las empresas que optan por una gestión horizontal llevan adelante un organigrama en el que se destacan los líderes por sobre los jefes. De esta forma, se busca una mayor participación, motivación e integración entre líderes y miembros de un equipo. 

En estos casos, el rol de los líderes es clave: se encargan de potenciar las habilidades y conocimientos individuales para, de esta manera, aumentar el rendimiento de todo un equipo. Además, son quienes buscan fomentar la productividad y las buenas prácticas. Si te interesa mejorar tus habilidades de liderazgo, podés leer esta nota de nuestro sitio. 

 

Si querés conocer cómo es trabajar en una organización sin jefes, te compartimos la entrevista a 10Pines, una empresa argentina de desarrollo de software que optó por la gestión horizontal. 

 

También puedes escuchar el episodio de Bumeran News en el que participaron.

Compartir

Dejá una respuesta