Algunos consejos para búsquedas laborales

Algunos consejos para búsquedas laborales

Hay quienes todavía consideran que el entrevistador, sea éste un representante directo de la empresa contratante o un consultor especializado, se detiene solamente en la instancia del Currículum para elegir cada candidato con precisión. En la vereda opuesta, se colocan aquellos que postulan como rasgo central y excluyente la actitud que el postulante escoge a la hora de ser entrevistado.

No obstante, la cuestión acerca de si alguno de estos dos rasgos es el imprescindible es una falsa pregunta. Ambos, tanto las skills técnicas y la experiencia adquirida como la adecuación a la instancia social de la entrevista, son esenciales para configurar lo que llamamos coloquialmente “una buena impresión”. Esto es así porque el entrevistador – al promover un proceso de selección proactivo – no sólo realiza un análisis a priori del C.V. presentado, sino que también hace operar un juicio de valor acerca de cuánto se adecuan, a los requerimientos de la empresa, las habilidades comunicativas del candidato.

Si comprendemos entonces la importancia de estos dos pilares, arribaremos a la conclusión temprana de que tanto la confección del Currículum como la planificación del desempeño actitudinal deben ser pensadas previamente a cada entrevista laboral.

¿Qué es lo que debe tenerse en vistas a la hora del armado de un CV? En primer término, cada vez que el CV sea enviado, el postulante debe chequear que sus datos de contacto estén correctamente actualizados; y debe cuidar que la información se jerarquice, añada u omita dependiendo del puesto para el que aplica. Así mismo, es importante definir objetivos, dejar en claro cuál es su verdadera intención en la búsqueda de una oportunidad.

En segundo lugar, las tendencias actuales de reclutamiento demandan que la experiencia profesional se encuentre en la parte superior del archivo, de modo tal que el consultor o representante de RRHH pueda filtrar con claridad a qué puesto puede – o no puede – aplicar cada candidato. En este punto es necesario ser muy claro y especificar la empresa, el área y las actividades desarrolladas, siempre de una manera objetiva.

En cuanto a la educación, es fundamental comenzar con títulos y diplomas más recientes. Asimismo, para las lenguas extranjeras se requiere especificar el nivel de conocimiento que se tiene de cada una (también es válido indicar en qué institución se cursó).

Desde el punto de vista de la actitud, es estimable que el entrevistado sepa romper el hielo, que salude de acuerdo a la rectitud o distensión que requiera cada ámbito; que cuente con una imagen apropiada en términos de vestimenta y de carácter. Un detalle, que no por pequeño deja de ser central, es la gesticulación: No sólo es menester que el entrevistado conteste con fluidez y altura, con lenguaje más protocolar o más laxo según lo demande el vínculo con el entrevistador; si no que también debe ser cauteloso en el movimiento de sus manos, de sus facciones, en tanto este manejo puede instrumentalizarse para inspirar seguridad y confianza. Asimismo, y en el nivel del discurso, es recomendable que el postulante tenga un speech preparado, y que pueda adaptar el mismo conforme a las necesidades que imponga la entrevista. Un imperativo es además apagar el teléfono celular, cuya interrupción puede causar sensación de incomodidad o desacato desde el punto de vista del entrevistador.

A modo de conclusión, y recapitulando de algún modo los razonamientos anteriores, es recomendable que el postulante esté atento a cuál es el paradigma vigente a la hora del reclutamiento profesional; y cuál es el paradigma que opera específicamente en cada entrevista o para cada empresa contratante. En este sentido, si bien es un error pensar que la mirada se coloca exclusivamente sobre la experiencia técnico-profesional o privativamente sobre la actitud, hay perfiles que demandan una base indispensable en términos de competencia social o técnica; base que no debe puede ser compensada con aptitudes de otra índole.

Una última sugerencia para los postulantes será entonces mantenerse alertas, flexibles; permeables a la absorción de nuevos conocimientos que permitan continuar escalando  hacia puestos cada vez más altos y más diversos.

Por Francisco Scasserra, Manager de Page Personnel Argentina

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply