Las competencias clave que los empleadores buscan en los candidatos

Las competencias clave que los empleadores buscan en los candidatos

Cuando una organización decide contratar nuevos integrantes para sus equipos de trabajo, naturalmente busca en los candidatos una serie de atributos que calcen con los requerimientos de la empresa. Y aunque cada empleador define las características que busca en un profesional, existen cualidades que se repiten y que, resumidas, se remiten a personas capaces de mostrar liderazgo.
Entre dichos atributos, destacan especialmente las que se detallan a continuación:

– Capacidad de trabajar en equipo: Sin duda es una característica que todo candidato debe tener en cuenta, porque sin duda será clave para su contraparte al momento de evaluar. En el mercado laboral se privilegia a las personas que pueden compenetrarse con sus compañeros en el día a día.

– Iniciativa y capacidad de autogestión.

– Poder trabajar bajo presión: Dada la rapidez con la que se trabaja hoy, las empresas buscan que su personal se desenvuelva con efectividad y maneje óptimamente la gestión del tiempo. Conjuntamente, es muy relevante que frente a situaciones imprevistas, los profesionales estén en condiciones de trabajar contra reloj.

– Especializarse: Este es un tema de creciente importancia. La especialización es una cualidad que las organizaciones valoran mucho, de manera que cualquier estudio de postgrado, master o certificación puede llegar a constituir una gran ventaja competitiva respecto de otros candidatos.

– Hablar un segundo idioma, especialmente inglés, también aumenta mucho la empleabilidad.

Competencias integrales

Antiguamente, en sus búsquedas los empleadores privilegiaban la experiencia y la estabilidad; posteriormente se inclinaron hacia la educación, lo que incrementó la cantidad de MBA ofrecidos por universidades nacionales e internacionales. Hoy, se considera que ambos factores deben ser parte integral de las competencias exigidas a un profesional, especialmente cuando aspiran a posiciones gerenciales. Consecuentemente, si antes se buscaban ejecutivos que tuviesen nociones de macroeconomía o capaces de delegar y conducir personas, actualmente las búsquedas apuntan a personas con aptitudes de liderazgo integral.

Por lo tanto, si antes se colocaba el foco en los resultados, el desafío en la actualidad es que los candidatos puedan movilizar un grupo, y como efecto de ello obtener ganancias, y que esto se consiga manteniendo a la gente satisfecha y con buenos índices de clima laboral.
Cuando a lo anterior se suman coyunturas de menor crecimiento, como la que está experimentando la economía chilena actualmente, entonces se produce un cambio en los énfasis de las empresas al momento de contratar. Ahora se prefieren los líderes que tengan las cualidades para producir más con menos y ser eficientes en el desarrollo de los procesos.

Cualidades la carta

Por otra parte, las organizaciones han afinado la identificación de las competencias críticas para cada cargo, y también su definición. En su búsqueda de talento, las empresas operan sobre la base de modelos de competencias específicas, de acuerdo a las particularidades de cada posición que estén tratando de llenar, y según su cultura y misión.

Esta visión parte de la base de que cada cargo tiene particularidades, lo que conlleva que los candidatos exhiban características distintivas. Por ejemplo, para posiciones ejecutivas del área finanzas de un banco una persona tendrá que exhibir atributos distintos que aquellos exigidos en la misma área pero de una aseguradora, porque si bien las funciones del cargo pueden ser parecidas, existirán factores específicos que ayudarán a un mejor desempeño, como los aspectos culturales de una organización.

Tomando en cuenta este hecho, los candidatos deben analizar bien las principales competencias que se definen en cada proceso de búsqueda, porque así estarán en condiciones de determinar si realmente cumplen con ellas, lo que aumentará sus posibilidades de éxito en la postulación.

La experiencia indica, por último, que en todo proceso se evalúan al menos tres aspectos fundamentales en cada candidato:

1. Influencia organizacional: Poseer una excelente capacidad para construir relaciones transversales, con una sólida base de colaboración y respeto (horizontal y jerárquica), así como poder generar altos niveles de influencia, de manera que sus prioridades se conviertan a la vez en las prioridades de sus contrapartes dentro y fuera de la organización.

2. Efectividad personal: Implica no perder el foco y asegurar calidad en la ejecución. Es decir, estar en condiciones de operar con eficacia en distintos frentes a la vez, siendo estructurado y ordenado. Todo ello significa mostrar capacidad de análisis y disciplina frente a situaciones complejas y/o adversas, caracterizadas por alto estrés, presión o aparente ambigüedad, tanto desde el exterior de la organización como internamente.

3. Visión estratégica y capacidad de ejecución: Implica poder formarse una imagen rápida del área de negocios o de la empresa como un todo, y que esta visión se encuentre alineada con la estrategia y objetivos de la organización, siendo el punto de partida para definir metas, prioridades y planes de acción, los cuales el profesional deberá monitorear con rigurosidad durante la ejecución.

4 comments